Conservación

Conservación

Glosarío terminológico que podemos encontar en todo típo de monedas, especialmente en los catálogos europeos.

SC= Sin Circular. Moneda tal y como sale del cuño, que nunca ha circulado y que conserva su lustre original, aunque en algunas con más antigüedad el lustre puede perder brillo, especialmente en las de cobre y las de plata, en las cuales aparece una pátina de brillo negruzco o azulado. Debido al proceso de acuñación, embalaje, transportes, etc., puede presentar ligeros golpes, rayas o roces, al haber estado en contacto con otras piezas.

EBC= Excelente Buena Conservación. Moneda que ha tenido muy poca circulación, con ligero desgaste en zonas de mayor relieve y pérdida de brillo, apenas perceptible en algunas partes. Hasta el más mínimo detalle se distingue con total nitidez.

MBC= Muy Buena Conservación. La moneda aunque ha circulado, presenta un desgaste medio y su aspecto sigue siendo muy bueno y atractivo. Se aprecia la pérdida de brillo original. Todas las características importantes son visibles. Las áreas de mayor relieve pueden estar aplanadas y desgastadas (detalles finos de pelo, orejas, etc.).

BC+= Buena Conservación plus. Se acentúan los desgastes. La moneda presenta las partes de mayor relieve y el listel aplanadas, debido a una circulación y uso frecuente. Aún así, las leyendas y los símbolos se aprecian con claridad.

BC= Buena Conservación. Las dos caras de la moneda presentan los diseños desgastados, es perfectamente identificable en lo que respecta a los detalles importantes, como las leyendas mayores, mientras que las menores aparecen sólo parcialmente borrosas o muy borrosas.
RC= Regular Conservación. La moneda está bastante desgastada, aunque se reconocen todos los símbolos y leyendas. Las leyendas menores no se distinguen y la grafila tiende a desaparecer.

MC= Mala Conservación. La moneda está completamente lisa, las leyendas y la fecha apenas se distinguen. Prácticamente no coleccionable.

Dicho todo en cuanto a la terminología de conservación, entramos en la fase que más nos interesa, la conservación de nuestras piezas…
Si se usan cartoncillos para monedas, opción más popular y económica, procurar que sean de calidad puesto que nos puede crear una pequeña capa verdosa o algo pegajosa a la moneda que nada tiene que ver con la pátina, resultado nos tocará limpiar la moneda y gastarnos de nuevo dinero en cartoncillos.
Otra opción es la cápsula puesto que impide el contacto con el aire, en contra el elevado coste
Ante todo, la medida más importante es preservarlas de ambientes húmedos, para ello puede sernos muy útil usar bolsitas de silica-gel, se pueden encontrar en muchas compras cotidianas, como en las cajas de zapatos, electrodomésticos, etc.
Hay que tener en cuenta y dependiendo de la zona geográfica que tengamos, no es lo mismo vivir cerca de la costa que en el interior de la Península. Para ello debemos atender el estado de las bolsitas, éstas cambiarán de color cuando absorban la humedad y deberán ser sustituidas de inmediato para mantener en el mejor estado nuestros tesoros
Sin éste último consejo de nada servirá mantener nuestras piezas a salvo a lo largo de los años.
Hay muchos textos para limpieza de las monedas, sinceramente no soy partidario de ello a menos que peligre la propia moneda. Por ello no me molesto en buscar información puesto que mi humilde colección no he tenido que usar ningún método y espero que también sea tu caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *